Header Ads

Solidaridad con nuestros hermanos del Bajo Huallaga

 



El fuerte temporal de lluvia que afecto a la población del distrito de Papaplaya, en la provincia de San Martín, dejó 37 viviendas inhabitables y 134 personas damnificadas, 48 casas y 192 personas afectadas, entre las que se encuentra también la Iglesia Católica, cuyos techos volaron por los aires con los fuertes vientos; la evaluación de daños continúa, porque los lugareños informaron que en otras zonas de esa jurisdicción existen familias que requieren ayuda inmediata.

El temporal se registró a la 17: 00 aproximadamente, cuando comenzó una torrencial lluvia acompañado de ráfagas de viento de regular intensidad que generó pánico en los pobladores; los gritos de los vecinos revelaban daños en sus viviendas, muchas de ellas se quedaron sin techos, literalmente, volarán por los aires.

La Alcaldesa Zoila Sangama Sinti, informó que se necesita urgente ayuda con carpas, alimentos, útiles de cocina, camas, colchones, calaminas, maquinaria para remover los escombros.

Según el informe preliminar las viviendas quedaron sin techos, por lo que las familias tuvieron que ser evacuados a otras viviendas.

En el Pongo de Caynarachi 

Según el primer reporte del Centro de Operaciones de Emergencia Regional, el distrito del Pongo del Caynarachi, provincia de Lamas, también se registraron fuertes vientos el pasado miércoles dejando tres viviendas afectadas que dejó 13 personas damnificadas. En la provincia de Picota el temporal de lluvia afectó ocho viviendas que quedaron inhabitables y 29 personas damnificadas. En el distrito de Santa Rosa en la provincia El Dorado, existen cinco viviendas inhabitables y 20 damnificados.

Municipalidad Provincial envía ayuda 

Ayer por la mañana, personal del Gobierno Regional y de la Municipalidad Provincial de San Martín, se constituyeron al distrito de Papaplaya para brindar apoyo a los afectados y damnificados. Sin embargo, el apoyo aún es insuficiente, ya que solo llevaron calaminas, plásticos y colchones como ayuda inmediata.

No hay comentarios